Logotipo-Visión-Consciente

Si usas gafas, habrás experimentado el deterioro de tu vista que se va produciendo con el tiempo. Una forma de detenerlo es el uso de gafas reticulares.

¡Vaya latinajo!

No te preocupes, ahora te explico…

Estas gafas te serán útiles si tienes dificultades de visión tanto de cerca como de lejos. Y una cosa curiosa, ¡la misma gafa sirve para ayudarte en cualquiera de las tres situaciones!, ¿increíble no?

 

¿Que no te lo crees? Ya me lo imaginaba, tú sigue leyendo...

 

Gafa reticular o estenopéica cónica
Gafa reticular o estenopéica cónica

 

Para que puedas comprender mejor de qué se trata, voy a darte un poquito de información:

Las gafas reticulares, se llaman también estenopeicas, o Saliá, y son un excelente complemento de las gafas convencionales para todas aquellas personas que trabajan en la mejora de su vista, deteniendo el deterioro progresivo de la visión que aquellas producen.

 

¿Por qué usar gafas reticulares?

 

Las lentes convencionales utilizadas en las gafas corrientes, dirigen los rayos luminosos que inciden sobre ellas, de forma que convergen en la fóvea (punto de visión perfecta de la retina). Esto hace que el ojo no necesite moverse para ver bien. Así, permanece rígido, con tensión, en el centro. La mirada está fija.

 

¿Cómo nos beneficia usar gafas reticulares?

 

Gafa estenopéica piramidal
Gafa estenopéica piramidal

 

Las gafas reticulares nos permiten ver mejor debido a que suprimen la aberración esférica producida por las lentes convencionales. Además, nos ayudan a recuperar los movimientos naturales de nuestros ojos.

Hay básicamente tres tipos:

aunque las de uso más común son las de agujero cónico. Además, en el caso de estas últimas, tenemos orificios de distinto tamaño dependiendo de las dioptrías de la persona.

Me gustaría comprenderte mejor: ¿cómo es que con estas gafas podemos ver mejor y frenan el deterioro progresivo de la visión?

¡Vaya!, me obligas a darte más explicaciones, y no quería hacerlo. ¡No te aburras ahora, tú me lo has pedido!

 

Gafa estenopéica hexagonal
Gafa estenopéica hexagonal

 

Un dato curioso: el ojo no ve los objetos completos de golpe, sino que realiza movimientos sacádicos mediante los cuales se mueve buscando las partes más significativas de una escena construyendo un mapa mental de ella. No vemos la imagen en su conjunto, sino que la reconstruimos partiendo de la suma de una multiplicidad de puntos que forman parte de la imagen.

Esto ocurre así debido a que en el ojo humano, sólo la parte central de la retina, la fóvea, tiene una alta concentración de células fotorreceptoras sensibles al color. El resto de la retina es más sensible al movimiento. Por lo tanto sólo vemos con precisión en un punto, justo aquel que tenemos frente a nuestra mirada; el resto es visión periférica.

Las gafas reticulares, ayudan a nuestros ojos a ejercitar el movimiento ocular al obligarte a mirar a través de agujeros. El ojo necesita hacer al menos 60 movimientos por segundo para construir una imagen nítida. La rigidez que producen las gafas convencionales, disminuye con estos movimientos.

 

¿Podrías enseñarme cómo son?

 

Gafa reticular o estenopéica cónica
Gafa reticular o estenopéica cónica para lectura de cerca

 

Por supuesto: al principio de la página tienes una imagen de unas gafas reticulares de agujero cónico, un poquito más abajo de agujeros piramidales y aquí tienes otra de unas gafas con agujeros piramidales.

Como ves, en las primeras los agujeros son redondeados mientras las segundas tienen una trama rectangular en las que van insertados los orificios piramidales, y sí, aunque parezca increíble, se puede ver a través de estas gafas, ya que el cerebro se acostumbra a mirar por ellas y al final, casi no te das cuenta de la rejilla.

 

Proceso de adaptación a las gafas reticulares

 

En los cursos del Método V.E.R. de Visión Consciente, recomendamos que los alumnos usen gafas con menor graduación de la que necesitan para ver totalmente bien. El porcentaje está en torno al 80 % de sus necesidades de visión.

Cuando los alumnos utilizan gafas de menor graduación a la que necesitan, y dejan de cubrir todas sus necesidades de visión, van permitiendo que el ojo recupere su necesidad de movimiento.

Al usar las gafas reticulares, los ojos comenzarán a moverse. Así aparecerán las primeras tensiones e incluso, mareos. Esto es debido a que el ojo no está acostumbrado al movimiento. Es una señal de que debemos dejar de usar las gafas hasta el día siguiente.

Aunque lo mejor sea sentirte a ti mismo, sentir tus propios ojos, una orientación para que te acostumbres a utilizarlas, sería aumentar su uso cada día en cinco minutos. Estarías adaptado a ellas cuando alcances unos 40 o 50 minutos de uso continuado sin mayor molestia.

También es necesario que prestes atención a la relajación de tus ojos ya que de otra manera, puedes ver imágenes dobles. Una buena técnica para relajarlos es usar las gafas paseando o tomando el sol.

 

Sí, pero si las uso en el trabajo ¿no lo vuelven más difícil o lento?

 

Si trabajas con un ordenador, la velocidad de lectura se reduce mucho al principio, y esto te podría crear impaciencia. Es recomendable iniciar la adaptación cuando no estés trabajando en algo concreto, para no crearte ansiedad.

En unos 15 días el ritmo de trabajo se restablece completamente.

Como regla fundamental:

Si sientes tensión o impaciencia, es hora de dejar las gafas hasta el día siguiente.

La visión natural correcta se basa en relajar los ojos. Si sientes tensión, es mejor que los dejes descansar y no les pidas más esfuerzo.

Otro detalle: al leer libros, periódicos, etc., tendrás que hacer especial hincapié en tener una buena iluminación, ya que la rejilla quita bastante luz.

¿Y se pueden utilizar para ver la televisión, o son muy incómodas?

Muchos de nuestros alumnos comienzan a usarlas inmediatamente para ver la televisión. Al cabo de poco tiempo de curso, descubren que se les olvida ponérselas y están viéndola sin gafas.

En todos los casos es conveniente que te acostumbres a parpadear, hábito que olvidamos muy especialmente cuando trabajamos frente a un ordenador. También hemos de quitárnoslas de vez en cuando para recuperar la visión periférica que al mirar por agujeros, nos impiden estas gafas.

 

Las gafas reticulares como gafas de sol

 

Desde el punto de vista del Yoga Ocular, es mejor no usar gafas de sol ya que acostumbran a nuestros ojos a luces más suaves y de espectro de luz corregido, pero nuestros ojos necesitan la luz natural.

Las gafas reticulares quitan un 70 % de luz aproximadamente, según el modelo. El 30 % restante es suficiente para ver con nitidez y permite que el ojo reciba vitamina D y refuerza el sistema inmunitario.

 

La vergüenza de ser visto con ellas

 

Es un temor común que te preocupes de lo que pueda pensar la gente sobre ti si usas gafas reticulares. Cuando alguien nos ve, podemos explicarle para qué sirven y ofrecerle que se las ponga. El resultado suele ser un reconocimiento de su utilidad y una valoración muy positiva de nosotros, al comprender el por qué de su uso.

Otro tema muy importante a valorar es si estamos dispuestos a renunciar a nuestra sensibilidad y apuestas vitales sólo por lo que puedan pensar los demás. En realidad “los otros” se preocupan mucho menos de nosotros de lo que pensamos, y nunca sabremos lo que piensan si no les preguntamos. Nunca sabremos cual es su posición en un tema si no nos atrevemos a hablar de él y créeme, ya va siendo hora de que te atrevas a ser quien eres de verdad. Es muy molesto estar ocultándose siempre, uno se siente más a gusto cuando viste con su propia ropa.

 

¿Y hay alguna actividad para la que las gafas reticulares sean contraproducentes?

 

No es conveniente que las utilices si estás en una situación de posible peligro para ti o para los demás. Así, no es bueno usarlas cuando conducimos, esquiamos, o caminamos por la montaña o en lugares con poca luz. Tampoco las uses si eres astronauta y te encuentras en situación de ingravidez. De esta manera descubrimos una de las enseñanzas más importantes del Yoga Ocular:

Da pasos adelante, busca tu propio camino, pero siempre con sentido común.

Así, las gafas reticulares suponen un sustituto muy importante de las gafas convencionales al evitar sus efectos secundarios. Te permitirán ver bien e ir dedicando el uso de las gafas tradicionales a los casos que sea estrictamente necesario. Sentirán mayor libertad y tranquilidad al saber que tus ojos frenarán su deterioro progresivo y te demostrarán que hay otros métodos que te permiten tener esperanza en que algún día volverás a ver mejor.

Agradecemos muy especialmente a Kim, de www.vistabona.com, haber permitido que realicemos una síntesis del folleto sobre gafas reticulares desarrollado por él y que puedes descargar de su sitio web.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda que necesites aclarar.

Las personas que tienen problemas de visión de cerca o de lejos, han dejado de ver de manera natural. Los mecanismos que posee el ojo para ajustarse y alcanzar una visión perfecta, no funcionan adecuadamente.

 

Buena salud

 

Resulta sorprendente que sea necesario hablar de la necesidad de recuperar unos buenos hábitos para poder mejorar la vista. La visión correcta debería ser algo tan natural que no supusiese ningún esfuerzo, pero la vida cotidiana nos muestra con claridad que no es así.

Cuando hablamos de hábitos saludables para mejorar la vista nos referimos a actos que voluntariamente establecemos y que una vez automatizados, ejercitan nuestros ojos para mantenerlos “vivos”, bien tonificados. Los ejercicios que utilizamos para establecerlos se realizan en cualquier lugar y llevan escasos minutos en cada ocasión.

Mediante el Cultivo de hábitos saludables para mejorar la vista, podemos mejorar la calidad de nuestra visión.

 

Hábitos Saludables para Mejorar la Vista

 

¿Cuales son los hábitos que cultivamos durante los cursos de Método V.E.R. de Visión Consciente?

Son muchos, y entre ellos se encuentran:

No se trata aquí de explicar exhaustivamente cada uno de ellos, pero sí de dar una somera descripción que te permita comprender cual es el trabajo que se realiza con el Método V.E.R. de Visión Consciente.

Por ejemplo ¿sabemos cada cuánto tiempo parpadeamos?

Ejercicio para Comprobar Nuestra Necesidad de Parpadear

Te propongo un ejercicio: Vas a estar quince segundos parpadeando cada 1, 2, 3, 4, 5 y 6 segundos; es decir, estás 15 segundos parpadeando cada segundo; luego pasas a parpadear el mismo tiempo cada 2 segundos y así sucesivamente.

¿Qué intervalo de tiempo te resulta más cómodo?

Probablemente habrás sentido que un ritmo de parpadeo más natural se da cada 2-3 segundos. Esto facilita la visión y el descanso de los ojos. Con tiempos más largos, los ojos “cosquillean” y nos muestran todo tipo de signos de incomodidad.

Si observas a una persona que está leyendo con mucha atención, o que está trabajando con un ordenador, apreciarás que pasa largos periodos de tiempo sin parpadear, ¡qué sufrimiento para sus ojos!.

Ahora que has sentido lo incómodo que es pasar cinco segundos sin hacerlo, y cómo los ojos nos lo reclaman, ¿puedes comprender los problemas que entraña que esta situación sea la habitual?.

 

¿Qué podemos decir acerca de la Ubicación Correcta?

Bajo este llamativo nombre subyace una idea asombrosa. Los ojos se colocan en distinta posición cuando necesitan ver de cerca o de lejos. En los ejercicios de sensibilización, de que hablamos en la página de Los Cinco Pilares del Método V.E.R. de Visión Consciente, desarrollamos la habilidad de darnos cuenta de si estamos en la posición adecuada para la distancia del objeto que deseamos ver.

 

¡Pero bueno! ¿y la Danza Focal?

Sí, es cierto, utilizamos nombres sonoros, pero describen la realidad del ejercicio. La Danza Focal consiste en realizar saltos focales eligiendo objetos que se encuentren cerca, a media distancia y lejos de nosotros. De esta manera acostumbramos al cristalino y al Cuerpo Ciliar a movilizarse proporcionándoles fuerza y flexibilidad.

 

Las Contracciones Oculares

Cerrando los párpados con fuerza ayudamos a nuestros ojos a relajarse, además estimulamos la calidad de nuestra vista y elevamos su tono vital. No es conveniente practicarlas cuando sintamos que nos irritan o resecan la córnea.

Este hábito es ideal para que los ojos vuelvan a su posición correcta.

 

¿Y la Visión Intencional Alterna?

¡Esto sí que suena raro!. Pues para que lo puedas comprender, te propongo un ejercicio. No es muy fácil lograrlo y requiere un poco de entrenamiento, pero muchos lo consiguen al primer intento.

 

Ejercicio Para La Comprobación de la Visión Intencional Alterna

Puedes ir caminando por una habitación, una calle o por donde quieras. Asegúrate de no correr riesgo de tropezar con algo y de estar completamente seguro. En esta situación, vas caminando, y ¡aquí está lo bueno! al principio miras con los dos ojos, pero luego fijas tu atención en uno sólo y miras por él (aunque mantienes los dos abiertos).

Es una sensación sorprendente. Posteriormente pasas a observar el entorno con el otro ojo y luego, de nuevo con los dos. Los ojos permanecen abiertos en todo momento.

Si lo haces bien te resultará sorprendente, ¿te das cuenta del poder de la intención?

 

Sentir las Oscilaciones

Ejercicio para Sentir las Oscilaciones

Aquí tienes nuestro último ejercicio: Si estás en posición erguida, y te balanceas a un lado y al otro suavemente, mientras mantienes la mirada perdida al frente (no te fijes en nada concreto), verás que los objetos en el ámbito de tu visión se mueven en sentido contrario al tuyo. Otra forma de observarlo es cuando al caminar por una calle, te das cuenta de que los objetos hacia los que te diriges aumentan de tamaño al acercarte, y los demás desaparecen por tus costados.

Este ejercicio muestra un aspecto de suma importancia pues nos habla con claridad de que nuestros ojos están relajados y liberados de cualquier control mental. Este es el estado natural de la visión correcta y por sí sólo, permite mejorarla al margen de otros ejercicios.

¡Bien, hasta aquí hemos llegado! Alcanzar una visión correcta, una vez perdida, supone un re-aprender a ver, a soltar nuestros ojos. Ese es el camino que seguimos a lo largo de nuestros cursos al ayudar al alumno a adquirir hábitos saludables para mejorar la vista.

En este artículo vamos a tocar un tema del que no se suele hablar mucho: la repercusión de la alimentación para mejorar la vista.

 

Alimentarte bien

 

Sí, verdaderamente nuestros ojos son una parte de nuestro cuerpo físico y, como tal, necesitan alimentarse bien realizando comidas sanas ¿no lo están con nuestra alimentación habitual?

Pues lamentablemente hemos de decir que no, ¿y cómo es eso?

Un hecho importante, y generalmente desconocido, es que debido a los procesos industriales de producción de alimentos, a la esterilización que sufre gran parte de nuestro suelo y a la aparición de alimentos transgénicos o derivados de estos, resulta casi imposible encontrar alimentos que incorporen toda la riqueza alimenticia que poseían hace tan solo cincuenta años.

En el caso de los oligoelementos, sencillamente esta riqueza ya no se encuentra o lo hace en proporciones demasiado bajas para cubrir nuestras necesidades vitales en su totalidad.

 

¿Qué repercusión tiene realizar comidas sanas para mejorar la vista?

Los ojos tienen sus propias necesidades, que no siempre coinciden con las de nuestro cuerpo en general.

 

Las Vitaminas

 

Los Minerales

 

Cómo mejorar la vista realizando comidas sanas

Hábitos Alimenticios Saludables:

Habitualmente se considera la alimentación como un espacio que solamente atañe a la comida física, pero hay otros aspectos que influyen directamente en ella:

Así, la experiencia nos demuestra que una comida realizada con prisa, “un tentempié”, puede resultarnos dañina. También, cuando una persona está pasando por una crisis emocional o padece de grandes preocupaciones, come sin ganas e incluso se le forma “una bola en el estómago”

 

¿En qué consiste realizar comidas sanas?

Todos sabemos que existen numerosos planteamientos a cuál más “sano”, pero su misma existencia nos habla de que no hay un consenso en cuanto a una alimentación netamente superior a las demás. Sin entrar en el contenido vitamínico o nutricional de cada alimento en cuanto a la salud ocular, podemos citar algunas “reglas de oro” generales que atenderán nuestras necesidades:

 

Alimentos sanos

 

El Tipo de Alimento

 

Durante el Acto de Comer

 

La Importancia de la Digestión

 

Un Ayuno Semanal

 

El Descanso

 

Los Complejos Vitamínicos: Complementos para las Comidas Sanas

Para mayor información sobre la alimentación sana recomendamos la lectura del libro “Curso Práctico de Recuperación Visual” o el Curso Práctico para Eliminar la Presbicia de Manuel Palomar que ha servido de base para este artículo. También es interesante el libro “El Arte de Saber Alimentarte” de Karmelo Bizkarra.

Asimismo recomendamos visitar la Casa de Reposo “Los Madroños” de Almudena Moreno o al Centro de Salud Vital Zuhaizpe, de Karmelo Bizkarra.

Queremos finalizar informándote de que nosotros no somos médicos ni tenemos ninguna formación académica médica. El Método V.E.R. de Visión Consciente es una Terapia Natural que no sustituye ni excluye la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por profesionales sanitarios. La mayoría de este texto ha sido extraído del libro "Curso Práctico de Recuperación Visual" de Manuel Palomar..

Hay situaciones muy preocupantes:

Urgencia Ocular: qué podemos hacer

 

Urgencia ocular

 

¿Ante una situación de Urgencia Ocular hay algo que se pueda hacer hasta el comienzo del curso? 

. Lo primero de todo es tener ánimo ya que muchas situaciones oculares obedecen únicamente a tensión de los músculos de los ojos. En situaciones de urgencia ocular, lo mejor es ir al oftalmólogo. Tras ello, obtendremos un diagnóstico, pero en ocasiones no nos gustará la solución propuesta: operación, uso de gafas de mayor graduación… Estas personas vienen a nosotros pidiéndonos un “puente” entre situación actual y el inicio del curso del Método V.E.R. de Visión Consciente al que desean inscribirse, pero que ahora está cerrado o no pueden comenzar por problemas personales pasajeros.

Si estás en esta situación te recomendamos que te ejercites en hábitos saludables para ver mejor. Estos hábitos se hacen unas diez veces al día durante dos o tres minutos. Te recomendamos especialmente:

En esta posición, con los codos apoyados sobre la mesa, puedes permanecer una media hora diaria, o menos si el problema no es grave. Siéntete a gusto con la experiencia, es muy gratificante. Dedícate este tiempo.

Este ejercicio, aparentemente simple, es muy benéfico para los ojos y probablemente lo notarás en pocas sesiones.

 

El Método V.E.R. de Visión Consciente tiene también ejercicios de purificación (limpieza) muy adecuados para situaciones de urgencia ocular y para comenzar a cuidar nuestros ojos ya que fomentan su riego sanguíneo y los relajan. Los más convenientes y compatibles con todas las personas son:

Si quieres más información puedes ponerte en contacto con nosotros. También te recomendamos que adquieras el libro “Curso Práctico de Recuperación Visual” o  el "Curso Práctico para Eliminar la Presbicia",de Manuel Palomar, según sea tu caso. En él encontrarás descritos todos los hábitos y para-hábitos. Ambos ayudan a tener una visión más sana y a la relajación de nuestros ojos. Para que te sea más sencillo seguir los ejercicios, puedes descargarte este documento.

El Mecanismo de la Visión

Muchos de los aspectos necesarios para la vida y el correcto funcionamiento de nuestros órganos, se realizan de forma automática. Así, el ojo tiene un conjunto de mecanismos reflejos que hacen que la visión resulte correcta de manera natural.

 

Tensión mental (estrés)

 

Estos mecanismos son interferidos cuando existen tensiones de carácter físico y mental, ya que a la comunicación inconsciente entre ojo y cerebro, a través del nervio óptico, se superponen las órdenes mentales que suministramos, ya seamos conscientes de ello o no. El estrés en que vivimos se encuentra detrás de estos tipos de tensión que tantos padecemos.

Estas órdenes son más evidentes cuando elegimos mirar a un objeto u otro, y menos cuando lo que ocurre es que tenemos una “ansiedad” por ver; es el caso de alguien que está enfrascado en un trabajo en el ordenador, frecuentemente deja de parpadear aunque sus ojos se lo estén reclamando: deja de sentirlos.

 

Influencia de la Tensión Física y Mental

 

Estrés

 

La Tensión Física

La Tensión física contractura nuestros músculos oculares volviéndolos torpes para la labor que han de realizar. Al igual que padecemos dolores físicos debidos a contracturas musculares, así nuestros ojos padecen los mismos problemas, con la salvedad de que esto influencia directamente su capacidad de adaptarse a las necesidades de nuestra visión.

 

La Influencia de la Tensión Mental: El Deseo de Ver

La tensión mental se produce por estrés o por el deseo inconsciente de ver. El ojo recibe una serie de percepciones neutras que transmite al cerebro y éste es el que las interpreta asociándolas a un concepto: mesa, silla, montaña… La interpretación de estos estímulos es ajena al ojo y por eso diferenciamos entre visión natural y el deseo de ver.

Un ejemplo muy claro de esto es cuando alguien busca un objeto en un cajón y no lo ve a pesar de estar ahí. Esto es debido a que el ojo envía la información visual al cerebro de forma completamente neutra, pero el cerebro es el que la interpreta.

El deseo de ver, por definición, indica la existencia de tensión pues introducimos el componente mental en algo que se realiza de forma natural. Muchas de las problemas para ver de cerca o de lejos, no se producen por anomalías en el órgano físico (los ojos están bien, no tienen ningún tipo de deterioro), sino que suceden al existir un alto componente de tensión en los músculos externos e internos del ojo, que deforma el globo ocular afectando a su longitud, y por lo tanto, a la perfección de la imagen proyectada en la retina.

 

El Método V.E.R. de Visión Consciente y su capacidad para eliminarlas

Las primeras clases del Curso, hacen especial hincapié en los ejercicios de distensión. Estos ejercicios conllevan la relajación del cuerpo físico y una mayor conciencia sobre las tensiones que hay en él.

Simultáneamente, se practican ejercicios de sensibilización a los ojos. Así nos damos cuenta de las tensiones que les afectan ya sean físicas como mentales, y aprendemos a reconocerlas y trabajar sobre ellas.

Los ojos son unos grandes desconocidos; los tenemos, utilizamos, pero no somos conscientes en absoluto de su presencia. Mediante estos ejercicios específicos, podemos comenzar a sentir su posición, sus ejes, su tensión, su peso… lo que nos ayudará a corregir voluntariamente cualquier situación que deteriore nuestra visión, y por supuesto, a tratar mejor estos órganos.

La importancia del trabajo con ambas tensiones se encuentra reconocido en los Cinco Pilares sobre los que se asienta el Método V.E.R. de Visión Consciente.

Mediante el Método V.E.R. de Visión Consciente aprendemos a valorar nuestros ojos. Reconocemos estas tensiones y las suavizamos, permitiendo que sus mecanismos automáticos y reflejos puedan ajustarles directamente, sin interferencias, mejorando así nuestra visión.

Los beneficios del Yoga Ocular (los monitores de Visión Consciente nos formamos en Yoga Ocular con Manuel Palomar y Laura Quiles y estamos certificados por ellos) en personas con miopía, han sido certificados mediante un estudio, realizado en España, que se apoya en la experiencia de 538 asistentes a los cursos de Yoga Ocular.

Portada Revista Naturista Vol 10 num 1

Siempre hemos hablado de la eficacia del Yoga Ocular para mejorar la situación de personas con mala visión de cerca o de lejos, que habitualmente se considera sin mejora posible desde corta edad.

Este estudio demuestra que sí es útil y que los pocos casos en que no se produce mejoría de la vista de la persona, el motivo suele ser su falta de dedicación a los ejercicios que se enseñan durante los cursos, cosa plenamente comprensible dada la vida tan estresante que llevamos en la actualidad.

Como las convenciones establecidas hablan de la irreversibilidad de la pérdida de visión en las personas que la sufren, resulta muy positiva la aparición de un estudio estadístico que demuestra la eficacia del Yoga Ocular en personas que realizaron un curso de completo.

También señala el estudio que únicamente se han medido los resultados de las personas al momento de finalizar los cursos, y no tras un tiempo de su finalización, con lo que quedamos emplazados a una mayor profundización que esperamos realicen a continuación los médicos implicados en este estudio.

Agradecemos profundamente la aportación que realizan los doctores Laura Quiles (del Departamento de Anatomía y Embriología Humana, Facultad de Medicina. Universidad de Valencia, y también monitora de Yoga Ocular) y Marcos Miquel (Departamento de Medicina Preventiva y Salud Publica, Ciencias de la Alimentación, Toxicología y Medicina Legal, Facultad de Medicina. Universidad de Valencia).

También deseamos expresar nuestro agradecimiento a la revista Medicina Naturista por su publicación.

Si quieres acceder al artículo, puedes descargarlo o bien acceder directamente al número completo de la revista Medicina Naturista.

¿Sabías que algunas personas han sufrido dolor de ojos, mareos, nauseas, vómitos, e incluso glaucoma agudo, tras haber visto películas en estas pantallas?. Estos efectos secundarios, no se producen en la generalidad de las personas, pero son más frecuentes de lo que se conoce.

 

Pantallas 3D y su influencia sobre nuestra visión

 

Las pantallas 3D se han vuelto habituales en nuestras vidas. Las encontramos en los cines, en las modernas televisiones 3D, y hasta en videoconsolas; pero

Las personas afectadas por malestar en sus ojos, al ver películas en 3D, están entre el 3 y el 5 % de la población.

A raíz de la generalización de la proyección en 3D, y en concreto con la película “Avatar” surgieron las primeras sombras sobre esta tecnología.

El cine en 3D intenta crear una sensación tridimensional sobreponiendo imágenes de dos dimensiones filmadas con una ligera diferencia de ángulo entre sí, y este sistema de representación 3D es muy diferente a la forma en que percibimos las tres dimensiones en imágenes al natural.

Así las pantallas 3D producen frecuentemente distorsiones en la imagen 3D percibida por nuestros ojos en comparación con la percepción de las escenas reales que representa la pantalla.

Una causa probable de estas distorsiones es el hecho de que estas pantallas representan imágenes tridimensionales sobre una superficie plana, lo que produce una contradicción entre la información física percibida por los ojos (un objeto plano), y la percepción 3D que suministra la pantalla.

Cuando vemos una imagen al natural, hay en ella numerosos indicios de profundidad que están correlacionados entre sí. Esto no ocurre en la imagen 3D representada en una pantalla plana.

Así, en la imagen natural, nuestros ojos se ajustan a ella mediante dos mecanismos automáticos llamados “convergencia” y “acomodación”.

Mediante la convergencia los ojos dirigen sus ejes hacia el objeto que queremos ver con nitidez. Es un movimiento coordinado de ambos ojos que nos permite fusionar la imagen que llega a cada uno de ellos en una imagen tridimensional. Así, ante objetos cercanos, los ojos acercan sus ejes entre sí para dirigirlos al objeto, “se cierran”; y cuando queremos mirar a lo lejos, los ejes de los ojos se separan, “se abren”, para ajustarse con la misma finalidad.

El mecanismo de AcomodaciónMediante la acomodación, el cristalino se adapta para enfocar correctamente el objeto en cuestión.

Al mirar una imagen en 3D reproducida en un plano (que es lo que ocurre en el cine y en las pantallas de televisión en 3D), los ojos, sensorialmente hablando, reconocen una imagen en tres dimensiones pero, en cambio, esta imagen se reproduce sobre un plano.

Esto produce un dislocamiento del mecanismo convergencia-acomodación (que siempre trabaja en conjunto y proporcionalmente), lo que crea un conflicto antinatural, produciendo en algunos casos incapacidad de recrear la imagen 3D, o fatiga visual.

Otro detalle a tener en cuenta es que nuestros ojos únicamente ven con precisión en una zona de la retina llamada fóvea (un pequeño espacio en nuestra retina). Todo lo demás es visión periférica.

Las imágenes completas que vemos, se conforman mediante una recreación que realiza el cerebro, teniendo en cuenta todos los puntos individuales percibidos de una imagen (los ojos toman “muestras” de la imagen total del orden de 60 veces por segundo).

Si nos fijamos en las imágenes representadas en una pantalla 3D, toda la superficie de la pantalla está enfocada, aunque represente distintas distancias. En la realidad, cuando miramos un objeto, el resto se vuelve borroso y sólo vemos nítidamente la zona en la que nos estamos fijando. La información de desenfoque transmitida por la pantalla, confunde también nuestro sistema perceptivo.

 

Recomendaciones al ver películas en pantallas 3D

La disociación entre el mecanismo de convergencia y acomodación de nuestros ojos es menor cuando aumenta la distancia a la pantalla así, a más distancia, menos conflicto.

En teoría, esta distancia debería estar relacionada con la distancia real de la imagen más importante expuesta en la pantalla (aquella en que nos fijamos). Por supuesto, esto es imposible pues la escena mostrada cambiará constantemente al mostrar imágenes con distintas profundidades.

 

Conclusiones finales sobre las pantallas 3D

Aunque la mayoría de las personas pueden ver correctamente las imágenes que se reproducen en una pantalla plana en 3D, existe un porcentaje de personas que no pueden fusionar estas imágenes, y otro porcentaje que lo hace con fatiga o molestia ocular.

La reproducción de imágenes en 3D sobre un plano, resulta artificial para nuestro mecanismo de visión. Esto produce una alteración del mecanismo de convergencia-acomodación de nuestros ojos, que durante la proyección, ve alterado su funcionamiento natural.

Aunque no sientas síntomas especiales (fatiga o dolor), es conveniente que seas consciente de que esta misma situación se está produciendo también en ti, y de que estás sometiendo a tus ojos a un esfuerzo extra. Así, es conveniente que tengas cuidado con estas pantallas y descanses si observas cualquier síntoma de incomodidad.

Para más información puedes leer el estudio Vergence–accommodation conflicts hinder visual performance and cause visual fatigue que explica todos los detalles de la investigación (en inglés).

¿Tienes alguno de estos síntomas tras largo tiempo de trabajo?: picores, mareos, dolor de ojos, conjuntivitis, visión borrosa, pesadez en los párpados, necesidad continua de parpadear, lentitud de lectura, fatiga mental… Todos ellos están relacionados con el uso intensivo del ordenador.

 

Cansancio del ordenador

 

¡Tenemos el ordenador metido hasta en la sopa!, así que ya no es un tema solo de trabajo, sino del resto de tiempo que le dedicamos por temas personales.

¿No es este tu caso?

¡Hay que poner solución!, ¿Lo hacemos?

Bien, si estás concienciado de que te hace falta una "teórica" para comenzar a tratarte mejor a ti mismo, en este artículo vas a encontrar algunos consejos que te ayudarán a cuidar tu vista, ¡¡¡además gratis!!!, son cosas que puedes hacer por ti mismo y que apenas te llevarán tiempo.

En este caso, además de mostrarte una selección de prácticas recomendadas para el trabajo ante pantalla del ordenador, voy a incluir los ejercicios del Método V.E.R. de Visión Consciente que pueden beneficiarte mucho en tu situación. No pretendemos sustituir las indicaciones completas de los documentos oficiales, por lo que te sugerimos que si tienes interés, los consultes. Encontrarás los enlaces al final de este artículo.

 

¿Cuáles son las recomendaciones que se aplican en cuanto al uso de la pantalla del ordenador?.

Las recomendaciones que te voy a dar, están dirigidas a trabajadores que usan ordenador durante más de 4 horas diarias (20 horas de semanales), o entre 2 y 4 horas diarias (10 a 20 horas semanales) y cumplan al menos cinco de los requisitos establecidos en la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de equipos con Pantallas de ordenador en su página 11.

Vaya, te acabo de soltar un tecnicismo horroroso. Discúlpame, pero quiero que sepas dónde encontrar toda la información.

En este artículo te vamos a hablar principalmente de los aspectos relacionados con la vista ya que también están los que te pueden afectar de otras formas dificultando tu trabajo:

Toda la información necesaria la puedes encontrar en la guía mencionada y en los enlaces que te dejamos al final del artículo.

 

Ahora te hablaré de tu relación con la pantalla del ordenador.

 

Distancia y ángulo pantalla ordenador

 

La separación entre la pantalla y tú ha de ser como mínimo de 40 cm. y el límite superior de la pantalla ha de estar a la altura de tus ojos.

El ángulo de mirada de tus ojos entre la parte superior y la inferior, debe ser de unos 60 grados.

Además:

 

La Pantalla del Ordenador debe tener

 

El Teclado y el Ratón

 

En cuanto al lugar de trabajo

 

Buenas prácticas a realizar durante el trabajo

Tienes a tu disposición varias prácticas que te ayudarán a mejorar tu situación en el trabajo con el ordenador. El Método V.E.R. de Visión Consciente también puede beneficiarte en ello y te recomiendo que leas nuestra página “Hábitos Saludables para Ver Bien

Tómate cinco minutos cada media hora para realizar

Y además

Muchos de nosotros dedicamos al trabajo largas horas tanto en la oficina como en nuestras propias casas; anímate pues a aplicar estos consejos que sin duda, te vendrán bien. Espero sinceramente que te sean de utilidad.

 

Referencias técnicas

El Método V.E.R. de Visión Consciente se basa en Cinco Pilares que le aportan su cohesión y eficacia:

1. Nutrición y Purificación
2. Distensión
3. Tonificación
4. Acomodación perfecta y
5. Sensibilidad

 

Los 5 pilares de Vision Consciente

 

Veamos detenidamente cada uno de estos puntos:

 

1.    Nutrición y Purificación:

 

2.    Distensión: se trata de alcanzar una apropiada relajación física y ocular.

 

3.    Tonificación: mediante la tonificación de los músculos oculares desarrollamos una musculatura fuerte y flexible que puede responder con eficacia a las finísimas reacciones reflejas de acomodación y convergencia de los ojos.

 

4.    Acomodación Perfecta: los ejercicios de acomodación son de vital importancia, pues facilitan la respuesta justa para lograr una visión correcta de los objetos.

 

5.    Sensibilidad: consiste en llegar a sentir nuestros propios ojos, siendo capaces de apreciar su peso, forma, tensión, posición… así reconoceremos al momento cuando se encuentran en la mejor situación para ver correctamente.

 

Este método incorpora además mediciones mensuales del avance obtenido, lo que permite al alumno concienciar su propia evolución y motivarse.

Otra aportación del método es el trabajo en equipo que incide en el mismo aspecto. Así es más fácil seguir los ejercicios cuando se tienen compañeros cuyos avances confirman también el éxito del método. El trabajo en equipo es altamente motivador.

Se incluyen además ejercicios con el cuerpo etérico que contribuyen a un mayor conocimiento de nuestro estado visual además de tonificar nuestros ojos y aportarles la maravillosa energía de la vida.

La metodología utilizada, los Cinco Pilares para alcanzar una visión correcta, se complementa con la necesidad de crear hábitos saludables para ver bien que nos permitan mantener los progresos alcanzados.

Top chevron-upmenu-circlecross-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram